Pedro, su primera comunión

Días previos.

En una soleada tarde de primavera, Pedro, se encontraba emocionado y lleno de expectativas.

Se acercaba uno de los días más importantes de su vida: su Primera Comunión.

Su habitación, estaba llena de actividad. Su madre, Bea, ajustaba cuidadosamente los pliegues de su traje mientras su padre, lo miraba con orgullo mientras revisaba la lista de invitados.

Pedro, por su parte, observaba con una sonrisa de anticipación el pequeño detalle que se convertiría en el sello distintivo de su día: las velas que han querido regalar a cada uno de los invitados.

 

Para poneros en contexto

A sus 10 años, Pedro anda lleno de energía. No hay balón que se le resista, no hay otro equipo que no sea el Real Madrid que le deje embobado en cada partido.

Disfruta con sus juegos de mesa, con la familia, con amigos. Le gusta deleitar, aún aprendiendo, con sus notas en el trombón.

A día de hoy, seguro que, todos y cada uno de vosotr@s ha compartido momentos muy especiales con él, lo ha visto crecer, gatear, andar y correr. 

También, lo habréis visto reír, llorar, caerse y levantarse, aún es muy joven, pero hoy, ha subido un pequeño peldaño en su vida.

 

El gran día

La llegada del día de la Comunión, ha traído consigo una mezcla de emoción y nostalgia.

Pedro, está emocionado e impaciente a la vez por el día de hoy, pero también melancólico al recordar a su abuelita Carmen, cuya ausencia, se hace sentir con especial intensidad en estos momentos.

Es aquí, donde sin darse cuenta nadie, empieza a tener sentido este detalle que ha querido tener con vosotros.

Cada tarro de estas velas se ha hecho a mano y se ha volcado uno a uno, representando el compromiso y el trabajo al cuál, Pedro y su familia se enfrentan después del día de hoy.

Pero, no solo eso. Podrían haber tenido cualquier otro detalle con vosotros y han elegido esta vela, con mecha de madera, que tal vez sea desconocida para much@s.

Una vez que la enciendes, hace un sonido similar al de una chimenea y es, donde empieza toda la magia.

La llama.

Donde empieza y acaba todo.

Donde empiezan los sueños, donde empieza el momento de cada uno encendiendo esta vela.

En el brillo de las llamas, encontrareis la promesa de nuevos comienzos y la certeza de que, aunque su abuelita Carmen ya no esté presente, será un testigo silencioso junto a todos vosotros.

Esta llama que, dará más fuerza a la nueva etapa que empieza Pedro y que, tod@s tendremos un cachito de ella en casa, en nuestros momentos más especiales.

Postdata1: después de tanta emoción, si tanto texto te aburre porque eres más de TIKTOK o quieres ver como se ha creado este tarro en un pequeño vídeo, dale al PLAY!👇▶️

Postdata2: No nos hemos presentado, somos 2lumière y hemos hecho que todo esto sea posible ❤️​.